Mi vida en pausa mientras el mundo sigue girando

Yo nunca he sido de planificar a largo plazo porque soy muy consciente de que la vida da muchas vueltas y de que los planes, muchas veces, se truncan. Pero conocí a un chico, y poco a poco se fue convirtiendo en mi compañero de vida. Con el tiempo, empecé a sentir que necesitaba un plan, y entonces me di cuenta de las cosas que quería y empecé a planificarlas. Empecé a pensar que me gustaría tener dos hijos y que el primero quería tenerlo cuando cumpliera 30 años. Además, entre ellos tendrían que llevarse dos años de diferencia porque es lo que yo me llevo con mis hermanos y me parecía la distancia de tiempo adecuada, ya ves.

Pero de repente, una proposición de matrimonio se cruzó en esos planes y acepté sin dudarlo aun sabiendo que tendría que aplazar esos planes al menos un año. Pero bueno, sabiendo que todo iba encaminado hacia la vida que quería, no me importaba. Y unos meses después de casarnos me quedé embarazada. Justo lo que quería, todo iba genial y no podía ser más feliz. El embarazo fue bien y sin ninguna complicación y terminé teniendo el bebé más bonito del mundo (claro, ¿qué va a decir una madre?).

SweetSuiteBlog - jul2015

Julio 2015

Sigue leyendo

Anuncios

Foto-presentación de un recién nacido.

La llegada de un bebé a la familia es una experiencia que te cambia la vida. Es una personita que en sí no ocupa mucho, pero que lo trastoca todo. Desde el primer momento en que llega al mundo, te cambia como persona y prácticamente todo lo que haces va dirigido a ella. Pero aunque no lo parezca, el tiempo pasa muy deprisa, y cuando nos queremos dar cuenta, esa personita ya no es tan pequeña y es bonito haber guardado algún recuerdo de esa maravillosa pero también caótica etapa de los primeros momentos en los que de repente se ha sumado un nuevo miembro a vuestra familia.

01BB Jagger Sigue leyendo